Seleccionar página

Que tiemblen los malos (y quizás también los buenos), porque el policía más peculiar y divertido ya está en la ciudad.

Él es un señor de ojos diminutos, pero de gran corazón, que decide dar un cambio a su vida. ¿Qué pasará con las nuestras? Quizá corran peligro, pero nuestros corazones acabarán enamorados de este personaje y de su querido amigo Lucrecio.

Un libro infantil, recomendado a partir de 7 años, pero sin límite de edad por arriba. ¿Os váis a perder las disparatadas aventuras de nuestro Buenacara?

PD: Gracias a D. José Bermejo por dar vida con sus trazos a mi querido Buenacara.